Kankuamos – corpus christi- mestizaje resistencia y convivencia intercultural

El siguiente trabajo fue registrado, editado y distribuido por C. Duarte (medvedkino – ladirekta) en el marco de su trabajo en el àrea de comunicaciones del programa Somos Defensores – proyecto financiado por la Unión Europea.

Texto por: Daniel Maestre Villazón

Del 5 al 10 de junio de 2007 el pueblo kankuamo se reúne en la comunidad de Atanquez para celebrar el Encuentro Cultural Folklórico de la Sierra Nevada de Santa Marta. Este encuentro se realiza como una manera de seguir apostándole a una recuperación cultural y de memoria, un encuentro que busca fortalecernos como pueblo, mostrando que es posible compartir con pueblos diferentes y que es posible vivir en paz a pesar de las diferencias.
Este encuentro cultural se hace en el marco de la fiesta del Corpus Crhisti o fiesta del sol, fiesta en la que se conmemora el año nuevo de la cosecha o solsticio de verano. Esta es una celebración que se realizaba y se realiza a lo largo y ancho de la América Indígena. En unos pueblos aún se conserva intacta, en otros, como en el caso de los kankuamos, es una fiesta que se ha mantenido a través del tiempo disfrazada o enriquecida con la tradición católica. Pero, aun así, los kankuamos, unos sin saberlo, otros con plena conciencia, siguen alimentando a la madre y a los ancestros con la danza y el canto; bailando en los lugares sagrados, donde, desde los tiempos antiguos, los mamos adivinaron que en esos lugares se debía de pagar con danzas y música para que la madre nos permita seguir viviendo, como alguna vez se lo oí decir a un mamo Wiwa, al Mamo Rumaldo Gil: “aquí en esta fiesta, bailamos pa’ no morí. Bailamos pa’ que la Madre nos siga manteniendo vivo, pa’ que las cosechas sean buenas, pa’ que los inviernos y los veranos no nos maten, pa’ eso bailamos y pagamos. Pa’no morinos”.

Este año, al igual que desde hace varios años atrás, van a ver muchas ausencias. Muchas ausencias porque la violencia a la cual el pueblo kankuamo se ha visto sometido ha ido dejando su rastro de sangre y muertes y que hasta la fecha vamos contabilizando 342 asesinatos, de los cuales 116 fueron cometidos en los dos primeros años del gobierno de Álvaro Uribe Vélez; este año vamos a extrañar el baile ágil y gracioso de Abel Alvarado, Mamo y capitán de la danza de los diablos, asesinado por los paramilitares el 8 de diciembre del 2002; el tambor de los negros extrañará las manos callosas de Lalo, quien murió de tristeza en el 2004, debido al asesinato de su hijo Víctor Maestre a manos de los militares en el mismo año. Lalo era bailador de la danza de los negros, era el tamborero que siempre nos acompañaba a bailar hasta tarde en la noche, era uno de los últimos que se iba a acostar; extrañaremos el gracioso baile de José del Carmen Paso quien hacia parte de la danza de los negros, asesinado por los paramilitares en el 2003; cómo olvidar a Farid Patricio Arias, también bailador de los negros, y así a muchos más que en este momento no recuerdo.

A pesar de estos asesinatos, los kankuamos siguen bailando, los hijos de las personas asesinadas siguen bailando las danzas en las que sus padres participaban como una manera de mantener vivos los sueños y la memoria, siguen bailando como una manera de no olvidar y de seguir manteniendo la armonía del universo, siguen bailando y dándole de comer a la Madre. Como lo hacían sus padres, hermanos, familiares o amigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s